Disputa por la reducción de la financiación: Polonia y Hungría atacan a la UE en los tribunales

Desde el punto de vista de la Unión Europea, Hungría y Polonia tienen un problema con el estado de derecho. Por lo tanto, recorta su dinero. Los estados ahora están demandando al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas contra esto. Mientras tanto, está quedando claro que la población polaca tiene miedo de salir de la UE.

El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) de Luxemburgo se ocupa de las acciones de Polonia y Hungría contra el nuevo mecanismo del Estado de derecho de la UE. Al comienzo de las negociaciones, Polonia exigió el levantamiento del mecanismo que permite a la UE recortar fondos europeos si los estados miembros violan el estado de derecho. En vista de las batallas legales en curso entre su gobierno y la UE, decenas de miles de personas en Polonia se manifestaron el domingo por la noche para que el país permaneciera en la UE.

El mecanismo del estado de derecho viola los tratados de la UE y debe «ser declarado nulo y sin efecto en su totalidad», dijo la abogada de Polonia Sylwia Zyrek al comienzo de la audiencia. El demandante de Hungría, Miklos Zoltan Feher, describió el mecanismo como innecesario porque «el marco legal existente puede proteger el presupuesto de la Unión». Los abogados de las instituciones de la UE rechazaron las críticas de los dos estados miembros de la UE.

El mecanismo del estado de derecho protege el presupuesto de la UE, dijo el abogado Tamas Lukacsi, que representa al Parlamento de la UE en los procedimientos. El mantenimiento del estado de derecho es un requisito esencial «para una gestión financiera sólida». No se espera una sentencia del tribunal de Luxemburgo hasta dentro de unos meses. El nuevo mecanismo de la UE sobre el estado de derecho ha estado en vigor desde principios de este año. Sin embargo, los estados miembros de la UE habían acordado esperar la opinión del TJCE antes de que la Comisión de la UE aplicara el mecanismo. Esto provocó críticas en el Parlamento de la UE. La política del Partido Verde Europeo Franziska Brantner también pidió a la Comisión de la UE que active inmediatamente el mecanismo del Estado de derecho, «para que la UE finalmente tenga una espada afilada en la mano para defender los valores europeos fundamentales». Con su demanda ante el TJCE, Polonia y Hungría jugaron «por un período limitado», criticó.

La corte sella «polexit legal»

Los gobiernos de Budapest y Varsovia han sido criticados durante años por violar el estado de derecho. Hay procesos penales pendientes contra ambos países, lo que podría dar lugar a la retirada de los derechos de voto en la UE. Sin embargo, hasta ahora esto no ha dado lugar a cambios significativos en el rumbo. La semana pasada, un fallo del Tribunal Supremo polaco avivó la disputa entre Varsovia y Bruselas. El Tribunal Constitucional de Varsovia cuestionó la primacía del derecho de la UE sobre el derecho polaco al declarar varios artículos de los tratados de la UE «incompatibles» con la constitución del país. Los expertos hablaron luego de un «polexit legal».

La decisión judicial no es definitiva hasta que el gobierno la publique oficialmente. El domingo por la noche decenas de miles de personas se manifestaron en numerosas ciudades polacas para que el país permaneciera en la UE y contra la controvertida sentencia del Tribunal Constitucional. El ex presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, de la opositora Plataforma Cívica (PO) llamó a las protestas. Frente a un mar de manifestantes con banderas de la UE en Varsovia, Tusk gritó: «Decenas de miles de personas en Varsovia y más de 100 ciudades de Polonia han venido a protestar por lo que este gobierno le está haciendo a nuestra patria». Llamó a la gente a «defender una Polonia europea».

Los manifestantes iluminaron el casco antiguo de Varsovia con sus teléfonos móviles. Muchos cantaron el himno nacional polaco y gritaron: «¡Nos quedamos!» Según las encuestas, una gran mayoría de polacos todavía apoya la pertenencia a la UE. El propio gobierno ha descartado oficialmente salir de la UE. El lugar de Polonia está «en la familia europea de naciones», subrayó el primer ministro Mateusz Morawiecki tras la sentencia del Tribunal Constitucional de Varsovia. Polonia no puede ser «tratada como un país de segunda categoría», agregó.

Las relaciones entre Varsovia y Bruselas se han tensado desde que el partido nacionalista de derecha Ley y Justicia (PiS) llegó al poder en 2015. En el centro de la disputa se encuentran las reformas judiciales impulsadas por el PiS que, desde el punto de vista de la UE, socavan la independencia del poder judicial y la separación de poderes. La Comisión de la UE ya ha iniciado varios procedimientos contra Polonia en la disputa legal. Como palanca, hasta ahora ha retenido un total de 57 mil millones de euros del fondo de ayuda Corona para Polonia. Varsovia también está amenazada con multas de varios millones de euros por día por ignorar una sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

.



Quelle