Personas evacuadas: Lava en La Palma amenaza a cientos de casas

Los habitantes de la isla canaria de La Palma solo pueden respirar aliviados cuando se levanta una restricción de salida al mediodía. En la misma región, el rodillo de lava amenaza con enterrar cientos de casas debajo de sí mismo. La gente tiene que salir de casa a toda prisa. No está claro si volverán alguna vez.

La situación en la isla volcánica de La Palma ha vuelto a un punto crítico. Se pidió a entre 700 y 800 personas que abandonaran sus casas con mascotas y sus pertenencias por la cercanía de la lava y que acudieran a un punto de encuentro, informó la televisora ​​estatal RTVE, citando al comité de emergencias de Pevolca. Tendrían tiempo para eso hasta la noche. En la medida en que la evolución lo permita, los afectados también podrán regresar en los próximos días acompañados de personal de seguridad para guardar más pertenencias, escribió Pevolca en Twitter.

Desde la erupción del volcán en la Cumbre Vieja hace tres semanas, alrededor de 6.000 personas han tenido que abandonar sus hogares. Se quedaron con familiares en otras partes de la isla o en hoteles. Muchos de ellos nunca podrán regresar. Sus casas fueron quemadas y enterradas por la lava, que alcanzó los 1200 grados centígrados. La reconstrucción en el sitio también es imposible durante décadas. Apenas unas horas antes de que se ordenara la evacuación, se había levantado una restricción de salida en la misma zona cerca del parque comercial Callejón de la Gata. Esto se había impuesto el día anterior como medida de precaución debido a humos potencialmente tóxicos porque la lava, que estaba a 1200 grados centígrados, había incendiado varias plantas, incluida una cementera. Sin embargo, no se midieron toxinas en el aire el martes, dijo Pevolca.

Hasta 1000 edificios destruidos hasta ahora

El volcán de Cumbre Vieja, que no tiene nombre oficial, entró en erupción el 19 de septiembre por primera vez en 50 años. En los últimos días, el brote había aumentado en intensidad. La lava se volvió más caliente y, por lo tanto, más delgada y más rápida en su camino cuesta abajo hacia el mar. Una y otra vez hubo fuertes explosiones, se arrojó magma al aire, el humo se elevó a una altura de varios kilómetros. Hasta ahora se han destruido hasta 1000 edificios y se ha causado un gran daño a la agricultura, especialmente a las plantaciones de banano, y a la infraestructura.

La corriente principal de lava, que alcanza los 1200 grados centígrados, se ha estado vertiendo en el Atlántico durante casi dos semanas, creando un nuevo promontorio allí. Mientras tanto, se han formado dos afluentes, el norte pasó por la zona industrial con un efecto destructivo y ahora amenaza una zona residencial, el sur estaba a sólo 300 metros de la costa. Muchos terremotos pequeños y medianos también sacudieron las Islas Canarias frente a la costa occidental de África. Desde el lunes por la mañana ha sido alrededor de 120 con fortalezas hasta 4.1, según informa la cadena de televisión estatal RTVE.

Según la operadora Aena, el aeropuerto de la isla estaba operativo. Se anunciaron en Internet los vuelos de las aerolíneas Binter y Canaryfly a la vecina isla más grande y conocida de Tenerife. Sin embargo, también se informó de la cancelación de dos vuelos de otras compañías de Hamburgo y Berlín, así como una conexión con la capital española, Madrid. El tráfico aéreo hacia las otras grandes islas turísticas de Canarias, Tenerife, Fuerteventura, Gran Canaria o Lanzarote, sin embargo, se desarrolló con normalidad.

.



Quelle